jueves, 4 de junio de 2015

Miraflores de la Sierra y el tren

Esta mañana he vuelto a recordar por qué soy amante del ferrocarril. Y ha sucedido al desplazarme desde Madrid hasta Miraflores de la Sierra para disfrutar de un día de senderismo junto a mi padre. Y para variar, el único medio de transporte público disponible ha sido el autobús.
A bordo de un incómodo cacharro, dando bandazos por las rotondas, botes en los badenes, bajo el mando de un conductor amargado (según sus propios comentarios), he vuelto a sentir mareos, nauseas y ganas de echar el hígado. Esto es algo que sufría cuando era pequeño, de peor manera, por ejemplo viajando desde Madrid hasta Peñarroya-Pueblonuevo en Córdoba. En cambio, los viajes en tren de mi infancia, los recuerdo cómodos, divertidos y entrañables.

En el caso de Miraflores de la Sierra, que tiene estación en la línea del Directo Madrid-Burgos, no voy a entrar a justificar (de momento) el restablecimiento de un servicio ferroviario. Pero si me cuesta creer que no sea rentable o viable un servicio ferroviario por esta línea que acerque a excursionistas a distintos puntos de la Sierra Norte de Madrid. De hecho, hay un proyecto que lo pretende y que actualmente se encuentra paralizado: el Translozoya.

Me consta que el Museo del Ferrocarril de Madrid ha puesto de su parte, gestionando la restauración de un mítico automotor TER. Así, se han matado dos pájaros de un tiro. Por un lado, recuperando para la circulación una pieza fundamental en la historia del ferrocarril español. Y por otro, poniéndolo a la disposición de un servicio turístico para los días de ocio.

Pero ahora Adif, Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, tiene el proyecto paralizado. Se alega el mal estado de la línea, que ciertamente está descuidada. Pero entiendo que entonces será cuestión de invertir capital en la adecuación de una infraestructura pública y necesaria. Me cuesta creer que no pueda haber rentabilidad en la reapertura del tramo Madrid-Aranda de Duero.

Y puestos a cuestionar la rentabilidad del Directo Madrid-Burgos, también podemos hacerlo con la tremenda red de Alta Velocidad. En un país con más de cinco millones de parados y una economía aún pendiente de recuperarse, me cuesta creer que sea necesaria tal red de trenes de Alta Velocidad. Y esta opinión viene abalada por informes publicados por medios e instituciones, como el Tribunal de Cuentas.


Os dejo las fotografías del estado de la estación de Miraflores de la Sierra, que he tomado esta mañana y un par de enlaces sobre el asunto:














1 comentario:

  1. Una vez más tu escrito está cargado de razón. Pones en el tapete la importancia del tren, de mantener y conservar el tren. En la década de los setenta, visité mucho esa zona de Madrid y mas de una vez en tren. Hoy, seguiría siendo maravilloso el poder hacerlo sobre las vías. Cuando tenga tiempo entraré en los enlaces que acompañas. Muy buenas fotos. Como siempre, otro buen artículo.

    ResponderEliminar